¡Él ocupó nuestro lugar!

Arte y Diseño para Cristo

Jesucristo padeció por ti y por mí. Jesucristo sufrió el escarnio público y las acusaciones más injustas sin tener ninguna culpa porque su amor le llevó a ocupar el lugar que no le correspondía, el nuestro.

Tú y yo debíamos ser los acusados y culpables, no él. Él no merecía los insultos, maltratos y vejaciones por haber sido intachable y bueno. Él no merecía ser burlado y golpeado. No merecía ser escupido y humillado siendo inocente y justo. Ningún mal encontró Pilato en él para condenarle sin embargo el pueblo exigió y pidió su crucifixión.

Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre. (Lucas 23:4)

Si, aunque parezca increíble, fuimos “nosotros”. Los hombres, representados por el pueblo los que pedimos crucificar a nuestro salvador. Pero tenía que ser así para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dice así:

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” (Isaías 9:2)

Entonces Jesucristo marcó la historia de la humanidad y la vida de los hombres fue diferente después de Cristo. Hubo para el mundo una segunda oportunidad en la sangre del hijo de Dios y desaparecieron las tinieblas y la oscuridad. Ahora había luz y restauración para los hombres que crean en él.

Ahora que sabes que un hombre sin igual ocupó tu lugar y te libró de pagar el precio de la culpa, ¿tienes dudas del amor con qué te ha amado el Señor? No hay excusas para dudar de la misericordia que ha tenido Dios con los hombres. Tú y yo hemos sido librados, perdonados, sanados y justificados por Jesús delante del gran juez, Jehová de los ejércitos. Por su amor y gracia ya no somos contados como pecadores o impuros. Por su sangre fuimos lavados, perdonados y considerados justos. Pero ¿es posible? Si, porque así lo quiso Dios.

Porque también Cristo padeció una vez por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.

(1 de Pedro 3:18)

Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. (Romanos5:9)

Celebremos que hemos sido justificados en la sangre de Jesús y demos gracias a Dios por su amor, perdón y reconciliación.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Anuncios

¿Hasta cuando hará el hombre lo malo?

Arte y Diseño para Cristo

Hace solamente 4 meses lamentábamos a nivel mundial la barbarie de un atentado terrorista que se cobraba la vida de 130 personas en París y hoy, una vez más, frente a nosotros otro ataque sin precedentes en el corazón de Europa. Un grupo terrorista, amparado en un dogma trascendental, radical y violento vuelve a aniquilar la vida de inocentes, esta vez en Bruselas.

Y entonces ocurre lo de siempre, hay tristeza, temor, clamor y desespero. Unos culpan a las victimas y otros justifican los ataques porque es la consecuencia de una previa invasión cultural y económica. ¿Consecuencia de qué? Consecuencia de nada. La muerte de unos a otros no debería ser la respuesta. Esto se llama en cualquier lugar del mundo, violencia, venganza, perversión, transgresión, ofensa, pecado, maldad, barbaridad.

La tragedia de hoy en Bruselas la ven nuestros ojos en la televisión y la prensa pero hay muchas otras que no vemos pero allí están. Muchos mueren en silencio ante los medios de comunicación y entonces no nos enteramos, pasa desapercibido pero en otros lugares del mundo no mueren 130, sino más de 3000 personas en otras circunstancias; como los cientos de sirios que han muerto ahogados en el mar Egeo y mediterráneo intentando huir y salvar sus vidas de una guerra que ha desbastado su tierra y sus vidas. Muchos otros mueren de hambre en África y otros a manos de la violencia y criminalidad en América.

Hoy, la necesidad el mundo es simple. ¡Volver a Dios! Pero en el corazón de los hombres, sigue habiendo soberbia, necedad y orgullo. Sigue habiendo antipatía hacia Dios, hacia la paz, el perdón y la reconciliación.

!Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. (Isaías 1:4)

Oremos por la paz del mundo, por la paz de las naciones. Oremos para que no haya más muertes de gente inocente a causa de las guerras que se inventa el hombre para saquear, robar y dividir. Oremos por los dirigentes y líderes de las naciones para que Dios gobierne en sus corazones y ellos tengan la capacidad de llevar a sus países al crecimiento social, económico y político. Oremos por los niños, mujeres, ancianos y hombres victimas del atropello de unos cuántos que persiguen el poder. Oremos porque nuestra especie necesita con urgencia a Dios en su corazón.

Y el pueblo se hará violencia unos a otros, cada cual contra su vecino; el joven se levantará contra el anciano, y el villano contra el noble. (Isaías 3:5)

Esta semana es un tiempo especial de reflexión por la Semana Santa. Es propicio para clamar por el mundo y hablarle a los demás del amor de Dios. Es tiempo de hacer algo para que en nuestra tierra haya paz. Presentemos a los demás nuestro salvador. El único que podrá sanar el dolor de nuestro mundo. Hablemos de Jesucristo a los demás y reflejemos su amor.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

¡Poniendo la vida por los amigos!

Arte y Diseño para Cristo

Dicen por ahí que no es lo mismo saber que se ama que sentirlo. Amar no es un sentimiento intangible, todo lo contrario, es un sentimiento lleno de detalles y muestras de cariño, afecto, lealtad, confianza, respeto, paciencia y un sinnúmero de demostraciones. Desde un saludo, una simple llamada, un abrazo, una carta, un dejar el orgullo y pedir perdón, un volver a empezar de cero por que la otra persona nos importa. Estar dispuesto a renunciar para servir a otro. ¿Te suena de algo?

Los seres humanos somos seres relacionales, nos gusta socializar y establecer vínculos. Unos más profundos que otros, pero creo que no existe nadie en el mundo que no tenga amigos o si fuese el caso serían muy pocos los hombres que no se relacionasen con absolutamente nadie. Así que si tenemos amigos, somos amigos, entonces tenemos familia, tenemos hermanos.

Aunque hoy y mañana son días enfocados comercialmente para celebrar el amor y la amistad, creo que no hay un día único para honrar estas relaciones, porque todos los días son ideales para hacerlo, es más debería ser un ejercicio diario, amar y perdonar a los demás. Dar lo mejor de nosotros mismos para el bienestar de otro, como lo hizo Jesús con nosotros. Dar su vida por amor para que tú y yo fuésemos salvos y considerados familia suya es el mejor regalo que Dios nos ha dado. Por su amor, somos amigos y hermanos de Jesucristo!

¿Tienes amigos? ¡Cuídalos!

¿Tienes amigos? ¡Valóralos!

¿Tienes amigos? ¡Respétalos!

¿Amas a alguien? ¡Recuérdaselo!

¿Amas a alguien? ¡Escúchalo!

¿Amas a alguien? ¡Perdona sus errores!

Es muy fácil amar a lo que nos aman. ¿Qué mérito tiene? dijo el Señor. Él nos pidió algo más grande y más fuerte. Amar a quien no lo merece, amar a nuestros enemigos, amar a quien no nos ama. Difícil ¿cierto? ¿Cómo podemos amar a nuestros enemigos? Imposible! Podemos pensar que Jesús pudo hacerlo porque era el Hijo de Dios y para él todo era posible. Amar a quién le entregó y traicionó a la vez que a sus verdugos ¡Pues no! Es una excusa inmadura. Él nos hizo especial hincapié en este mensaje porque amar a quien no lo merece es alcanzar la perfección del amor. Amar a quien no nos ama, amar a quien no lo merece, amar a quien se ha burlado y reído de nosotros es la demostración más grande de la nobleza de nuestro corazón y de la dependencia del Señor porque imitamos su carácter.

Tengo amigas desde la infancia. Crecimos juntas, nos hicimos mayores y estudiamos carreras diferentes. Hoy, somos muy distintas pero seguimos hablando y compartiendo. Hoy, a pesar de los años seguimos animándonos y compartiendo. Aunque vivimos lejos, hablamos con cierta frecuencia y nos vemos de vez en cuando. Pero amarlas a ellas es muy fácil a pesar de que a veces tengamos algunas diferencias, porque más que mis amigas son mis hermanas. Sé que puedo contar con ellas como ellas conmigo y siempre habrá en nuestro corazón amor, respeto, cariño, amistad y confianza. Pero… ¿y las otras relaciones que no son tan perfectas? ¿Las relaciones en las que hay dolor, silencio, distancia, malos recuerdos, resentimiento y tristeza? ¿Qué pasa con esas relaciones? Es allí donde deberíamos de enfocar nuestra mente y corazón, porque es precisamente de esas relaciones de las que el Señor nos pedirá cuenta un día y nos preguntará ¿por qué?

Aprendamos de su amor y eterna fidelidad. Aprendamos de su misericordia y paciencia. Aprendamos de su nobleza y misericordia para comportarnos con los demás como él ha sido y es con nosotros.

Hoy, en estas fechas de amor y amistad. Demos amor por doquier y reconciliémonos con quién daño nos ha hecho y sanemos nuestras relaciones personales, porque es la manera de obedecer y reflejar el amor de Cristo. El amor que nos amó sin merecerlo y dio su vida por pecadores e injustos, entre los que estábamos tú y yo.

Y en este tiempo de amor y amistad mis deseos para ti y los tuyos son:

Que el Señor te muestre su amor constante y su fidelidad.”

(2 Samuel 15:20)

¿A quién vas a amar hoy? ¿A quién vas a cuidar hoy? ¿Por quién darías tu vida?

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Y tú ¿Cómo adoras a Dios?

Arte y Diseño para Cristo

La adoración o alabanza es el reconocimiento público o secreto que hacemos a Dios por su bondad y misericordia para con nosotros. El post de hoy, lo empiezo con una pregunta. Y tú ¿cómo adoras a Dios? Es un planteamiento que nos permite reflexionar respecto a nuestra forma de honrar, alabar y adorar al Señor. ¿En qué momento alabas a Dios, diariamente o de domingo a domingo? ¿Qué te motiva a alabar al Señor? ¿Alabas a Dios por gratitud o por admiración? ¿Cuál fue el último tiempo de adoración que tuviste para Dios? ¿Esta mañana?, ayer, hace una semana?

Algunos creyentes tienen un concepto errado de alabanza considerando que alabanza es sólo el canto de adoración que se hace cada domingo en la iglesia durante el culto, pero realmente existen innumerables formas de alabar a Dios. Al Señor podemos darle gracias por su amor y eterna bondad cada día y podemos hacerlo a través de la oración. Con nuestro tiempo diario de intimidad con el Señor, al despertar, al medio día, en la noche, tenemos la oportunidad de alabarle y exaltar su nombre.

Podemos honrarle entonando un canto, escribiendo una mensaje, leyendo su palabra, escudriñando y profundizando en ella. Le adoramos cuando somos obedientes y consagrados. Cuando ayudamos a otros y compartimos el mensaje de salvación.

No te limites a cantar los domingos, ni a compartir mensajes bíblicos de vez en cuando. Alaba a Dios en tu relación con los demás, obedeciendo y poniendo en práctica su palabra. Amando a tus enemigos, perdonando a los que te han hecho daño, ayudando al débil, prestando al necesitado y socorriendo al marginado. ¿ De qué forma alabas a Dios? ¿De qué forma lo hiciste hoy y lo harás mañana?

Cada día es una oportunidad para agradecer, para invocar el nombre de Dios y con un corazón agradecido reconocer el amor y justicia que renueva sus misericordias cada mañana para con nosotros. Alabar a Dios es decir que por él somos lo que somos, que por su gracia somos salvos, que por su poder y santidad somos vencedores y victoriosos, que por su gracia somos salvos y considerados hijos sin mancha.

Hoy, ahora, es el momento para decir con todas las fuerzas de nuestro corazón: G R A C I A S!!

Es tiempo de darle a él todo el honor que merece y todo la alabanza por lo que ha hecho para, con y por nosotros.

Y como escribió Pablo en la primera carta a Timoteo:

Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén. (1 Timoteo:1:17)

Manifestemos el aprecio y admiración que tenemos a nuestro Dios. Pongamos por encima de todo las características de su amor inagotable y los méritos y bondades de su esencia divina.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

La mejor forma de empezar el año…..

Arte y Diseño para Cristo

Aunque no veamos lo que viene, para este año nuestro propósito debería ser caminar por fe, confiados en aquel que todo lo puede y convencidos de que su respuesta llegará.

Hoy empezamos una nueva etapa, un tiempo nuevo y tenemos 365 oportunidades para amar, perdonar, reconciliarnos, unirnos, vencer, creer, confiar, ayudar, servir, orar, interceder y sembrar. Por eso, comparto con todos, este hermoso mensaje del libro de  Deuteronomio que hace alusión a las bendiciones de la obediencia.

Que este sea nuestro propósito cada día de 2016 y nuestra oración el día de hoy: “Señor queremos ser más como tú, ver la vida como tú, obedecer y ver tu bendición”

 

Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo.

Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas.

Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.

Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos.

Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.

Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.

Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.

(Deuteronomio 28: 1-14)

 

Un año más, trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

¿Por qué nos volvemos a esclavizar?

Arte y Diseño para Cristo

Conocimos a Dios y él nos conoció antes, nos perdonó, aceptó y restauró. ¿Por qué conociéndole y sabiéndonos salvos, aceptados y justificados, nos empeñamos en volver atrás?

Él nos ha cambiado, nos ha hecho nuevas criaturas pero en algunas ocasiones aceptamos someternos a las formas, tradiciones y ceremonias del mundo. Y no hablo de religión.

Tú y yo, seguramente y con certeza lo digo, no idolatramos otros dioses religiosos como vírgenes o santos, pero si idolatramos personas y cosas. Idolatría significa adoración, amor excesivo y vehemente a alguien o algo. Y cuando hacemos idolatría nos esclavizamos y somos presos y cautivos del ídolo. Idolatramos personas, lugares, cosas, pasiones y vicios porque enfocamos toda nuestra energía en ello y descuidamos todo lo demás, incluyendo nuestra relación con Dios porque estamos enfocados en aquello a lo que idolatramos dándole todo nuestro tiempo y dedicación.

Hablo de internet, redes sociales, vicios, estudios profesionales, pornografía, juego, alcohol, comida, deporte, culto al cuerpo, dinero y riquezas e inclusive personas cercanas a las que idolatramos, seguimos, imitamos y amamos de forma excesiva, llegando a ocupar tal lugar de importancia en nuestra vida que apartamos a Dios del lugar que realmente le corresponde, el primer lugar. No es malo tener un perfil en internet  y hablar con amigos. No es malo comer ni hacer ejercicio ni mucho menos esforzarnos en desarrollarnos profesionalmente para salir adelante económicamente. No es malo ni mucho menos pecado. Lo malo, menos sano y hasta perjudicial, es que estas cosas ocupen el primer lugar en nuestras vidas día tras día. Que sea tal nuestro interés y dedicación que nos olvidemos de Dios y reemplacemos su lugar en nuestro corazón cediéndolo a lo que tanto nos gusta o atrae.

Piensa ¿qué está ocupando en tu vida, el día hoy, el primer lugar? El lugar que le correspondería a Dios. ¿Tu pareja, tus padres, hijos, un amigo (a)?O tu ídolo no es una persona pero si una cosa, ¿es tu trabajo, tu profesión, el deporte, el móvil? ¿Qué ocupa el primer lugar en tu vida. ¿A qué cosa le dedicas la mayor parte de tu tiempo? ¿Dios o alguien más, ¿una cosa? Es muy fácil creer que no idolatramos nada porque ya no vamos a misa ni ponemos velas a ningún santo. Pero debemos saber que esa no es la única forma de idolatría. Revisa bien, desde el fondo de tu corazón, quién o qué ocupa el primer lugar en tu vida y si no es Dios, es tiempo de acercarte a él y en humildad pedirle perdón y reconocer que has pecado por idolatría y has volcado todas tus fuerzas, dedicación y tiempo a ………(esa cosa o persona).

Oremos juntos y pidamos perdón al Señor diciendo:

Padre, a ti vengo en este día para reconocer mi falta y pedirte perdón.

Te he fallado alejándome y dándole más importancia a otras cosas y personas que no eres tú.

Me has perdonado, aceptado y justificado pero a veces la vieja conducta y la carne intentan hacerme volver atrás. Te pido que me des firmeza, carácter y autoridad para resistir esos ataques e intentos de apartar mi fe, tiempo y dedicación a ti. Tú eres lo más grande que tengo y conocerte cambió mi vida radicalmente. Sin ti mi vida no tiene sentido. Quiero darte el lugar que te corresponde en mi vida. El primer lugar y cuidar que no seas removido de allí por nada ni nadie. Perdóname por dedicar todas mis fuerzas, tiempo y dedicación a: (menciona la cosa o persona a quién dedicas todo de ti). No quiero ser esclavo de nada ni nadie. No quiero someterme a personas, cosas o relaciones tóxicas que nublen mis ojos y corazón y me aparten de ti. Quiero que seas y ocupes el primer lugar en mi vida, mente y corazón. En el nombre de Jesucristo te lo pido. Amén.

¡Dispongámonos a darle a Dios el primer lugar en nuestras vidas cada día!

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

¡Jesús 100% Dios y 100% Hombre!

¿Cuántas veces hemos sentido que no podemos enfrentar las cosas y que estas nos superan?

Estando en el monte Getsemaní, Jesús vivió un tiempo de gran angustia y tristeza y lo confesó a sus discípulos más queridos que le acompañaban. Se lo dijo a Pedro, Jacobo y Juan.

     (Marcos 14:34-35)

Les dijo: «Siento en el alma una tristeza de muerte. Quédense aquí, y manténganse despiertos.»

Se fue un poco más adelante y, postrándose en tierra, oró que, de ser posible, no tuviera que pasar por ese momento.

Jesús era el Hijo de Dios pero también era un carpintero de Nazaret que sentía sobremanera lo que estaba a punto de ocurrir. Tan real era lo que ocurriría que se angustió y entristeció su corazón porque su muerte era inminente y no volvería a ver físicamente a sus amigos. Por eso les pidió que le acompañaran en oración pero estos no pudieron, estaban cansados y se durmieron. Jesús sabía el dolor al que se enfrentaría y conocía que para cumplir el propósito del Padre debía padecer en su cuerpo la culpa de nuestro pecado.

Él nos enseñó la grandeza de Dios a través de su vida y sus ejemplos. En todo fue santo, correcto y misericordioso y esto es lo que nos invita a ser. Siendo el Hijo de Dios él pudo evitar su sufrimiento, pudo castigar a sus verdugos y pudo huir del lugar donde le entregaría Judas, pero no lo hizo. No lo hizo porque fue más grande su amor. No dudó en entregarse y rendirse ante la muerte para vencer por la eternidad para que tú y yo tuviésemos vida. Está claro, que en su carne y humanidad Jesús no quería sufrir, por eso clamaba al Padre que si podía, pasase de él esa copa, pero finalmente se sometió a Dios y le pidió que se hiciese su voluntad antes que su deseo.

El dolor es físico y deja huella, pero a Jesús no le importó sufrir en su carne la culpa de nuestros pecados porque su dolor le hizo salvador del mundo y redentor de los débiles. Su humildad y silencio le hicieron merecedor de la honra. Su sacrificio en la cruz siendo inocente le dio la victoria por los siglos de los siglos. Así que en medio de su padecimiento había gozo en su alma porque

se cumplía en su vida el propósito celestial y divino para el que le había enviado el Padre.

Nuevamente, Jesús nos enseña la obediencia, sujeción y amor a Dios que le hicieron renunciar a sí mismo para perdón del mundo. No dudemos ni un instante que Jesucristo entiende nuestra humanidad porque él también fue hombre. No dudemos un instante que Jesús conoce nuestra situación y condición porque él también lo experimentó en la carne. Seamos fuertes y valientes recordando que él se entregó sin oposición para darnos Vida y Salvación y esta verdad nos da la victoria en todo tiempo y circunstancia.

Demos gracias a Jesucristo por la eternidad al entregar su vida por amor a nosotros.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

¡Y se conmovió la ciudad con su llegada!

De gozo y alegría se llena nuestro corazón el día de hoy porque recordamos que Jesús en total mansedumbre y humildad, se dirigió a Jerusalén para consumar el llamado de Dios por amor a los hombres.

Nuestro salvador no se negó a acudir a la cita que tenía con la hija de Sión y aún conociendo lo que ocurriría siguió firme hasta el final, sin dar marcha atrás ni dudar un instante. Su propósito era agradar y obedecer a Dios a pesar de la carne y la tentación. Jesucristo entró en Jerusalén con ovaciones y alabanza de quienes le esperaban y tendían para él mantos en el suelo y hojas de palma. Hoy, sin ramas ni mantos, ovacionamos al Rey de Reyes y Señor de Señores por su sacrificio en la cruz y padecimiento desde que entró en la gran ciudad por amor a ti y a mí.

Él podía haber entrado escoltado, protegido como un rey o en vez de hacerlo en un pollino podía haber entrado en un carruaje o en un gran caballo, pero en todo lo que Jesús hizo, siempre nos enseñó el significado de la humildad. Él, siendo el salvador de la humanidad, con derecho a todo, no exigió nada, no pidió nada, no esperó nada. Dio, dio y dio. Todo lo dio por amor.

Hoy empieza para nosotros la conmemoración de la semana que vivió Jesús antes de ser crucificado y que nos permite recordar la inmensidad del amor de Dios al entregar a su único hijo para darnos vida y reconciliarnos con él.

Es una semana normal, como las demás, es una semana de 5 días, en la que probablemente tendremos el mismo clima que de costumbre. Nada será diferente, salvo que tú y yo decidamos aprender, seguir y creer esta hermosa historia de salvación que tuvo como protagonista a Jesús de Nazaret y como actores secundarios y público afectado, a la humanidad. El hombre es el ser más privilegiado y bendecido de esta historia. Si escuchamos, leemos, meditamos y entendemos esta verdad, esta semana significará un antes y un después en nuestra vida, porque Jesucristo renunció a sí mismo para salvarnos y acercarnos a Dios. Murió por los hombres para darles Vida Eterna.

Oramos y damos gracias a nuestro Salvador y Señor, Jesucristo.

Gracias por amarnos hasta el fin y darlo todo por nosotros que no lo merecíamos y no lo merecemos.

Gracias por renunciar a ti mismo para ocupar nuestro lugar.

Hoy, recordamos tu entrada a Jerusalén como hito de victoria para el reino de los cielos.

Hoy, celebramos con gozo y alegría tu mansedumbre y humildad con que te hiciste Rey y fuiste alabado y exaltado.

Señor, ayúdanos a aprender de ti y a ser reflejo de tu amor.

Queremos aprender en esta semana de tu amor, que todo lo dio sin esperar nada a cambio.

Queremos aprender a ser humildes, mansos y obedientes.

Queremos renunciar a nuestra carne y al mundo, para seguirte a ti.

Te entregamos nuestro corazón para que seas tú quién viva y reine por siempre en él.

Amén.

Juntos damos voces de júbilo porque ha venido nuestro Rey, Justo, Salvador y Humilde y se conmueve nuestro corazón porque se manifestó el perdón de Dios a los hombres.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Porque él nos perdonó primero, perdonemos a los demás.

A veces, con cierta frecuencia ponemos una muralla en medio de nosotros y las personas que amamos, una pared gigante de orgullo y rencor que con el tiempo se hace inaccesible. Nos apartamos y tomamos distancia argumentando que el daño es grande, que los hechos nos han perjudicado y que nada es suficiente para volver a acercarnos. Traición, engaño, mentiras, dudas, infidelidad, competencia.

Una muralla enorme nos separaba de Dios y aún nos sigue separando cuando decidimos andar conforme a nuestra voluntad ignorando su voz. Una muralla gigante había entre Dios y los hombres a causa del pecado y la desobediencia. Pero un día, el mismo Dios movido a misericordia decidió derribar esa inmensa pared que nos impedía gozar de una relación con él y estar cerca suyo, y se acercó a nosotros a través de su hijo. Jesucristo nació para romper la muralla que nos separaba de Dios padre y nos acercó a él.

Sabemos que el sacrificio de Jesús en la cruz fue la expiación de nuestros pecados y culpas, y fue lo que determinó el plan de restauración y salvación de Dios para la humanidad. La muerte de Jesús fue la victoria sobre el orgullo, la distancia, la indiferencia y desobediencia hacia Dios de parte del hombre porque en su muerte, él nos justificó para que pudiéramos acercarnos al padre y ningún obstáculo nos impidiera llegar a él. Ya no hay facturas ni deudas ni paredes que nos separen de Dios. ¡Somos libres!

Pero aun siendo inmerecedores del perdón de Dios, disfrutamos de una estrecha relación con él que, por amor, nos dio Jesucristo, nuestro salvador. Y él nos dijo que de la forma en que él nos perdonó también nosotros perdonemos a los demás. Por eso, la reflexión de hoy nos motiva a mirar a nuestro alrededor y ver cuántas paredes nos separan de la familia, seres queridos, amigos, hermanos de la iglesia, compañeros de trabajo y vecinos. ¿Qué ha motivado la construcción de esa pared? En Jesucristo, podemos derribarla porque de la misma forma que él nos perdonó debemos perdonar a los demás y derribar la muralla del orgullo, el resentimiento, el rencor, la venganza y demás emociones negativas que nos roban la felicidad.

No edifiques murallas a tu alrededor, resiste el orgullo y el rencor, y toma la decisión de perdonar y amar. Quizás no lo sientas pero es que no es una sensación, es una decisión. Ora y pide a Dios que te muestre qué personas a tu alrededor no pueden ver a Cristo en ti porque hay una muralla que lo impide y acércate a ellos para derribarla. No es un paso fácil, nos cuesta, pero todo lo podemos en él que dio su vida por nosotros aun sin conocernos.

Rompe la factura y destruye los muros que te separan de los demás.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Amar es un mandamiento, oremos por la paz.

Las noticias nos informan diariamente de la cruenta guerra que enfrentan actualmente Israel y Palestina en la Franja de Gaza. Como cristianos no podemos permanecer inertes y callados ante esta situación. ¿Entonces qué hacer? Dios nos pide que oremos por Israel y le bendigamos. Es su pueblo, nación santa, de la que los gentiles también somos parte. No tenemos que ser judíos ni haber nacido en Israel para sentirnos parte de ella y clamar a Dios por la paz de Israel.

Pero recordando los mandamientos y las leyes que el Señor estableció para sus hijos, encontramos estas palabras que hoy comparto en una imagen que quizá pueda levantar comentarios pero que me parece apropiada para entender que el amor, como fuerza y sentimiento superior a la razón, puede lograr grandes cosas.

Dios conoce como es el hombre que deseoso de justicia busca la venganza por su cuenta a todo precio, por eso nos pide apartarnos de la venganza y el rencor y nos pide que antes de buscar estas cosas, amemos a nuestros hermanos. Él es el dueño de la venganza y es quien hace justicia a su tiempo.

Lamentablemente y porque así tiene que ser, escrito está y lo dijo el Señor Jesús, vendrán tiempos de guerras, rumores de guerras, y nación contra nación se enfrentarán, pero es necesario que esto ocurra, son las señales antes del fin, lo dijo el Señor antes de morir, pero algunos se han apartado de Dios, ignoran al Señor, hacen su voluntad y no elevan sus ojos al cielo y se arrepienten; después de más de 50 años siguen atacando al pueblo de Israel con el ánimo de extinguirle, pero Israel permanece intacta porque Dios sigue peleando por ella y defendiéndola. Con esto no quiero decir que apruebo la violencia de Israel contra los otros, pero si entiendo que la mano de Dios está sobre ellos, los ampara y defiende y aunque un ejército enemigo acampe a su alrededor ellos saben en quien han confiado. Él no los desamparará.

Unamonos en oración y clamemos a Dios para que la paz sea sobre esta región de oriente porque se atacan sin piedad hermanos contra hermanos. Aunque Palestina es una nación predominantemente musulmana parte de sus habitantes son judíos y cristianos igual que en Israel, también hay árabes. A kilómetros de distancia y sin saber realmente lo que ocurre porque lo que enseñan los medios de comunicación está sesgado; sólo Dios tiene y conoce la verdad de este enfrentamiento, nuestra labor es orar, orar sin cesar, por los niños, mujeres, ancianos y hombres de estas naciones para que haya entre ellos amor, respeto, arrepentimiento y buenos sentimientos.

Si oramos a Dios, él puede hacer posible lo imposible y sanar esta tierra herida, que se desangra. Son más los que buscan la paz que los violentos, son más los justos que los vengativos y él nos pidió amarnos unos a otros antes de guardar rencor y buscar venganza.

Oremos por la paz de Israel y Palestina, en el nombre de Jesús, Amén.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

No te regocijes cuando otros tropiecen.

Dios es claro. Como dicen por ahí: “Las cosas claras y el chocolate espeso.” Para Dios no hay medias tintas: o es o no es. Y hoy nos pide de forma específica no alegrarnos ni regocijarnos cuando nuestro enemigo caiga o tropiece, porque…..

…Porque existe la posibilidad de que Dios lo vea, le desagrade nuestra actitud y aparte de nuestro enemigo su enojo.

Hace pocos días hemos celebrado el mundial de fútbol y muchos equipos de gran nivel deportivo se han enfrentado en este campeonato y como en todo juego siempre debe haber un ganador y un perdedor, pero hay quienes aún no saben jugar limpiamente, ni mucho menos perder. La actitud inmediata a la pérdida es el rechazo del público al equipo contrario y la degradación con palabras y actitudes en contra de sus integrantes y fans del club deportivo, llegando inclusive a presentarse enfrentamientos y disturbios cívicos. Cuánta tristeza sentí al leer en tantos mensajes y perfiles, comentarios vengativos, con maldad y malos deseos en contra de los rivales. Es triste, pero este tipo de encuentros deportivos, que parecen sanos, en vez de unir, dividen y dejan ver claramente nuestra naturaleza. Y entonces el Señor puso en mi mente y corazón compartir este mensaje. Vivimos tiempos urgentes de amor, perdón, reconciliación, aceptación, cariño y justificación.

Dios nos pide otra cosa a la que por naturaleza tendemos a hacer. Él nos pide todo lo contrario a lo que dicta nuestra razón y corazón. Y la pregunta es: ¿Lo hacemos? ¿Amamos a nuestros enemigos, o nos reímos cuando tropiezan y nos regocijamos cuando caen?

Reflexionemos en nuestro comportamiento y palabras. El fútbol es sólo un deporte y un juego de entretenimiento, pero si en algo tan simple actuamos así, ¿cómo puede ser en otra circunstancia?

No dejemos que la emoción nos arrebate el autocontrol que Dios nos ha dado en su espíritu y no contristemos al Espíritu Santo con palabras necias y negativas. Reflejemos a Cristo en todos los aspectos de nuestra vida por simples que parezcan.

Sin regodearnos ni alegrarnos por la desgracia de los otros, caminemos en la vida conforme a la voluntad de Dios. Él es el dueño de la venganza, no tú ni yo.

 ¡Feliz Semana!

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Imagen

¿Hay moscas por ahí? Las moscas están donde ¡huele mal!

¿Hay moscas por ahí? Las moscas están donde ¡huele mal!

Vivimos en un apartamento, a una altura considerable, tratándose de la última planta del edificio. Vivimos en una 4ª planta y nunca suelen elevarse tan alto insectos y animalitos varios. Para mi sorpresa, ayer, había en el salón 4, luego 5 y alcancé a contar 6 moscas que no paraban de revolotear en el mismo sitio.

Soy una persona exagerada con el tema de la limpieza y los olores, me esmero para que nuestra casa siempre huela bien y agradable, pero ayer sin malos olores, ni basura, ni comida cerca, las moscas seguían danzando en el mismo lugar sin razón alguna, como si sobrevolasen un plato de comida olvidado en la mesa del salón. Me enardecí al escuchar su zumbidos y me alisté a espantarlas abriendo las ventanas y utilizando el ambientador del baño, pero las moscas eran inmunes a ello, a pesar de habérselos disparado en la cara. Era yo la que parecía tonta con el implacable olor que había esparcido por todo el salón intentando sacar a las moscas, pues no se fueron ni con la ventana abierta. Me cansé de perder el tiempo en algo que parecía no tener resultado y seguí con mi trabajo.

En la noche ya no había ninguna mosca sobrevolando la mesa pero tampoco estaban pegadas de la pared, ni de la biblioteca ni de las cortinas!! Se habían ido, habían desaparecido, ¿Por dónde?¿Cómo? No lo sé, pero ya no estaban. Pensé, estarán atontadas con el spray que les eché.

Para mi asombro, esta mañana me despierto a buscarlas pero no encontré nada y esto me llevó a reflexionar y meditar en la postal que comparto hoy. No olía mal en mi casa, no había basura ni mucho menos comida, en el sitio donde habían estado las seis moscas, danzando ininterrumpidamente. No había motivos aparentes que las incitasen a venir de visita a nuestra casa, pero…después de meditar y orar, vino a mi mente esta idea. “ Quizás las moscas no hayan venido precisamente porque oliese mal sino porque en nuestra casa había un hedor espiritual” Es triste decirlo pero es la única razón, que meditando, adquiría sentido.

Y me acordé del Señor cuando dice en su palabra “ Ven y estemos a cuenta” Era como si me lo dijese, “Laura, ven y estemos a cuenta”. Y reconocí mis errores, mis pecados, mis faltas delante de Dios y le dije: “Padre te necesito, ayúdame a reconocer mis faltas, no quiero ocultar nada, quiero estar en paz y declararte mi pecados”. Oré y expuse a Dios mis errores de los últimos días, expuse las pequeñeces que parecían ser, pero que para Dios son repugnantes y hacen heder.

Y ahora no hay moscas, ni atisbos de que regresen. Ya no hay pecados ni cuentas pendientes con Dios. Mi esposo y yo, reconocimos nuestros errores y sabemos que ya no huele mal en nuestra casa ni física ni espiritualmente.

Ahora, ¿huele mal en tu casa, hay moscas por ahí cerca? No las espantes como yo antes de meditar, reflexiona y ponte a cuentas con Dios, que no se te quedé ningún pecado oculto que desate olores y atraiga a las moscas. A veces las moscas no se espantan con ambientadores y matamoscas, se espantan con oración y arrepentimiento.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,
Laura Sánchez.