¡Él ocupó nuestro lugar!

Arte y Diseño para Cristo

Jesucristo padeció por ti y por mí. Jesucristo sufrió el escarnio público y las acusaciones más injustas sin tener ninguna culpa porque su amor le llevó a ocupar el lugar que no le correspondía, el nuestro.

Tú y yo debíamos ser los acusados y culpables, no él. Él no merecía los insultos, maltratos y vejaciones por haber sido intachable y bueno. Él no merecía ser burlado y golpeado. No merecía ser escupido y humillado siendo inocente y justo. Ningún mal encontró Pilato en él para condenarle sin embargo el pueblo exigió y pidió su crucifixión.

Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre. (Lucas 23:4)

Si, aunque parezca increíble, fuimos “nosotros”. Los hombres, representados por el pueblo los que pedimos crucificar a nuestro salvador. Pero tenía que ser así para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dice así:

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” (Isaías 9:2)

Entonces Jesucristo marcó la historia de la humanidad y la vida de los hombres fue diferente después de Cristo. Hubo para el mundo una segunda oportunidad en la sangre del hijo de Dios y desaparecieron las tinieblas y la oscuridad. Ahora había luz y restauración para los hombres que crean en él.

Ahora que sabes que un hombre sin igual ocupó tu lugar y te libró de pagar el precio de la culpa, ¿tienes dudas del amor con qué te ha amado el Señor? No hay excusas para dudar de la misericordia que ha tenido Dios con los hombres. Tú y yo hemos sido librados, perdonados, sanados y justificados por Jesús delante del gran juez, Jehová de los ejércitos. Por su amor y gracia ya no somos contados como pecadores o impuros. Por su sangre fuimos lavados, perdonados y considerados justos. Pero ¿es posible? Si, porque así lo quiso Dios.

Porque también Cristo padeció una vez por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.

(1 de Pedro 3:18)

Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. (Romanos5:9)

Celebremos que hemos sido justificados en la sangre de Jesús y demos gracias a Dios por su amor, perdón y reconciliación.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Anuncios

¡Y se conmovió la ciudad con su llegada!

De gozo y alegría se llena nuestro corazón el día de hoy porque recordamos que Jesús en total mansedumbre y humildad, se dirigió a Jerusalén para consumar el llamado de Dios por amor a los hombres.

Nuestro salvador no se negó a acudir a la cita que tenía con la hija de Sión y aún conociendo lo que ocurriría siguió firme hasta el final, sin dar marcha atrás ni dudar un instante. Su propósito era agradar y obedecer a Dios a pesar de la carne y la tentación. Jesucristo entró en Jerusalén con ovaciones y alabanza de quienes le esperaban y tendían para él mantos en el suelo y hojas de palma. Hoy, sin ramas ni mantos, ovacionamos al Rey de Reyes y Señor de Señores por su sacrificio en la cruz y padecimiento desde que entró en la gran ciudad por amor a ti y a mí.

Él podía haber entrado escoltado, protegido como un rey o en vez de hacerlo en un pollino podía haber entrado en un carruaje o en un gran caballo, pero en todo lo que Jesús hizo, siempre nos enseñó el significado de la humildad. Él, siendo el salvador de la humanidad, con derecho a todo, no exigió nada, no pidió nada, no esperó nada. Dio, dio y dio. Todo lo dio por amor.

Hoy empieza para nosotros la conmemoración de la semana que vivió Jesús antes de ser crucificado y que nos permite recordar la inmensidad del amor de Dios al entregar a su único hijo para darnos vida y reconciliarnos con él.

Es una semana normal, como las demás, es una semana de 5 días, en la que probablemente tendremos el mismo clima que de costumbre. Nada será diferente, salvo que tú y yo decidamos aprender, seguir y creer esta hermosa historia de salvación que tuvo como protagonista a Jesús de Nazaret y como actores secundarios y público afectado, a la humanidad. El hombre es el ser más privilegiado y bendecido de esta historia. Si escuchamos, leemos, meditamos y entendemos esta verdad, esta semana significará un antes y un después en nuestra vida, porque Jesucristo renunció a sí mismo para salvarnos y acercarnos a Dios. Murió por los hombres para darles Vida Eterna.

Oramos y damos gracias a nuestro Salvador y Señor, Jesucristo.

Gracias por amarnos hasta el fin y darlo todo por nosotros que no lo merecíamos y no lo merecemos.

Gracias por renunciar a ti mismo para ocupar nuestro lugar.

Hoy, recordamos tu entrada a Jerusalén como hito de victoria para el reino de los cielos.

Hoy, celebramos con gozo y alegría tu mansedumbre y humildad con que te hiciste Rey y fuiste alabado y exaltado.

Señor, ayúdanos a aprender de ti y a ser reflejo de tu amor.

Queremos aprender en esta semana de tu amor, que todo lo dio sin esperar nada a cambio.

Queremos aprender a ser humildes, mansos y obedientes.

Queremos renunciar a nuestra carne y al mundo, para seguirte a ti.

Te entregamos nuestro corazón para que seas tú quién viva y reine por siempre en él.

Amén.

Juntos damos voces de júbilo porque ha venido nuestro Rey, Justo, Salvador y Humilde y se conmueve nuestro corazón porque se manifestó el perdón de Dios a los hombres.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Y vimos gran luz….

Este versículo resume la consecuencia maravillosa de la venida de nuestro Salvador, el “Mesías prometido”. El profeta Isaías habló del nacimiento de Jesús 700 años antes de su nacimiento; el pueblo esperaba con anhelo la llegada de su salvador, y con esta promesa quedaba viva la esperanza de su llegada y el triunfo sobre las tinieblas. Él vino, como leíamos ayer, para darnos su luz y rescatarnos de las tinieblas.

Titulo este post “Y vimos gran luz” porque hemos estado en oscuridad, en sombras de muerte; todos, tú y yo, hemos estado apartados de Dios en las sombras, lejos de la alegría y la bendición del Señor a causa del pecado. Quizás naciste en un hogar cristiano, y desde niño te hablaron de Dios; otros hemos crecido en familias creyentes pero no practicantes; otros han conocido a Dios en su edad adulta dejando atrás un pasado oscuro, pero en lo que sí coincidimos todos es que Jesucristo iluminó nuestra oscuridad desde el momento en que decidimos creer en él y entregarle el trono de nuestro corazón. Sea cual sea la causa del origen de tu oscuridad, ya no hay temor en la vida de un creyente porque Dios nos ha dado la victoria y hemos visto la luz en Cristo Jesús.

Hoy, Jesucristo brilla en nuestro corazón, su luz nos dio una esperanza, la que nos da fuerzas para continuar. Vivimos en un mundo oscuro y apartado de Dios, un mundo cruel, tirano, abominable en acciones y laxo con el pecado; pero tú y yo debemos permanecer como lámparas que iluminan de forma permanente; así otros verán y se acercarán para recibir la luz que les dé vida e ilumine sus tinieblas. No permitas que se apague tu luz, esfuérzate en ser reflejo de la luz de Dios en la vida de los demás.

Y juntos oremos así:

Amado Dios, gracias por tu amor y misericordia.

Gracias por perdonar nuestros pecados y errores.

Gracias por permitir que Jesús naciese para darnos vida,

y no cualquier vida, sino vida eterna.

Gracias por mostrarnos en él tu carácter y benignidad.

Gracias por vivir en él una vida santa como ejemplo para nosotros.

Gracias por entregarlo en la cruz, y en su sangre darnos salvación y libertad.

Gracias bendito Dios porque sólo tu amor puede hacer esto.

Te damos gracias y alabamos tu nombre.

Exaltado seas por los siglos de los siglos.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.