Si dispusieres tu corazón a Dios…

Cuando Job enfrentaba las pruebas y tribulaciones que le llevaron a perderlo todo y encontrarse en total soledad se quejó, y lamentó su condición pero sus amigos le escucharon y le amonestaron recordándole en todo momento la fidelidad de Dios y le acusaron de ingratitud y maldad.

Uno de ellos, Zofar, le reprendió y le habló de la grandeza y poder de Dios, le hizo ver que su castigo era inferior a su pecado y por último le animó a entregar su corazón a Dios y extender a él sus manos para que entonces…

Si alguna iniquidad hubiere en tu mano y la echares de ti,
Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,

Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha,
Y serás fuerte, y nada temerás;

Y olvidarás tu miseria,
O te acordarás de ella como de aguas que pasaron.

La vida te será más clara que el mediodía;
Aunque oscureciere, será como la mañana.

Tendrás confianza, porque hay esperanza;
Mirarás alrededor, y dormirás seguro.

Te acostarás, y no habrá quien te espante;
Y muchos suplicarán tu favor.

Job 11:14-19

Cuando leemos estas palabras, percibimos y vemos que la voluntad de Dios esta basada en el amor y la misericordia. Que si nuestro corazón le entregamos, le buscamos y nuestras manos y ojos inclinamos al cielo, recibiremos de él su favor, su cuidado y protección; y entonces, ya no habrá temor, oscuridad, tristeza, espanto ni miedo en nuestra vida; dormiremos seguros porque el Santo de Israel será nuestro escudo y fortaleza.

Hoy, es tiempo de agradecer a Dios su inmensa bondad, fidelidad, lealtad y misericordia.

Es el momento de recordar lo que por nosotros ha hecho, quiénes fuimos y quiénes somos hoy.

Es el día de disponer nuestro corazón y todo lo que somos a Dios y quitar de nosotros toda injusticia y maldad.

Aunque enfrentemos pruebas, dificultades, escasez, enfermedad, tristezas y múltiples problemas, no nos apartemos ni olvidemos de Dios. Él nunca nos dejará ni desamparará. Aunque lo estemos pasando mal, no ignoremos lo que él por nosotros ha hecho y confiemos en lo que hará. Él nos ayudará a salir adelante y a vencer la tormenta que mañana será parte del pasado y un recuerdo de otra batalla ganada con el poder y amor del Señor.

No te quedes con la cabeza gacha, no llores más, no te des por vencido. Él no se ha olvidado de ti. Sé fiel y leal a Dios en todo momento, cuando tengas en abundancia o cuando todo lo pierdas, cuando goces de salud o cuando estés débil, cuando sonrías o cuando la tristeza se asome a tu vida.

No dejes de amar, agradecer e invocar el nombre de Dios, él no te dejará ¡jamás!

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,

Laura Sánchez.

Anuncios

3 comentarios en “Si dispusieres tu corazón a Dios…

  1. kari dijo:

    muchas gracias !! …estas palabras Dios me las ha dado directo a mi corazon las he leido y mi corazon se quebrantaba ..agradezco a Dios por esta pagina ..siga adelante es de gran bendicion y ejemplo a seguir

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s